Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

Necedad

A veces me pasa que cuando estoy junto a un ateo necio me vuelvo creyente. Y cuando estoy junto a un creyente necio me vuelvo ateo. Una amiga me dijo que eso no me hace ser menos necio que ellos. Ni hablar mujer, traes puñal...

El ateísmo como una religión.

Recientemente leí el ensayo "La religión anónima del ateísmo" de Slavoj Zizek (aquí: http://bit.ly/9YTh0n), un interesante texto que habla de esa postura como una base para la tolerancia religiosa, aunque habla también de ella como un "legado" más de europa para el mundo. Ese viejo y rancio discurso eurocentrista permea el texto del esloveno. Hay que recordar, sin embargo de lo que apunta, que el ateísmo no en todas sus versiones ha sido "tolerante". Algunos ateos también tienen sus libros sagrados, sus profetas y hasta hacen proselitismo de casa en casa. La errónea suposición de poseer "la única creencia verdadera", con intensiones meramente excluyentes y que caen en dogmas milenarios de occidente, son tópicos y lugares comunes que ciertas posturas ateas no han logrado superar del todo. Zizek olvida decir que la "tolerancia" religiosa en occidente, tiene como uno de sus antecedente más antiguos la de los persas aqueménidas, como una …

¿Y sí dijera me preocupa más el caso de los gitanos expulsados de Francia que la violencia en México?

"Las tragedias son tragedias, porque son ineludibles... las farsas, por otro lado, redundan en lo absurdo"
¿Y sí dijera me preocupa más el caso de los gitanos expulsados de Francia que la violencia en México?
Es lo que creo. El primero me parece un caso de racismo, el segundo me parece un problema más complejo, no depende sólo de nuestro país o de lo que puedan o no hacer nuestros torpes gobernantes. Por lo mismo el primero me parece más aberrante; se puede argumentar que yo no vivo y desconozco el contexto en el que se da. Personalmente creo que no hay mucho que entender. En el caso mexicano la guerra contra el narcotráfico se da en condiciones impuestas y dadas que desde luego no pedimos pero que, lamentablemente, nos orillan a una tragedia ineludible. Tendremos que pasar por eso. Es decir, cualquier decisión que se tome implicará un alto costo para la sociedad y para el país. Sí se legalizarán las drogas (que es una decisión que sólo se tomará en México sí los gringos la t…

Moral mágico-mitólogica

Es sorprendente encontrar a personas que, a pesar de decir ser ateas o agnósticas, no han superado una especie de moral de tipo mágico-mitológica (o premitológica) basada en la existencia de un infierno o un paraíso. Es decir, aquellas que exijen una necesidad necia de reconocimiento, prestigio o fama, como el cielo por un lado, y por el otro de un miedo a no recibirlos y entender esto último como un castigo infernal.

Diez notas sobre el eurocentrismo.

1. El Occidente moderno basó los cimientos de su civilización en nociones tan peligrosas como el racismo y la superioridad racional. Tan profundas son las raíces de estos prejuicios, que hasta la fecha no ha podido deshacerse de ellos en beneficio de abrirse a sociedades más diversas y verdaderamente plurales. De hecho no podría desembarazarse de estas ideas sin trastocar fuertemente sus estructuras sociales. Me atrevo a decir que no podrían hacerlo sin colapsarlas. La derecha que ha ganado recientemente por la vía democrática las presidencias de las principales potencias europeas, saca a relucir esto sin la más mínima vergüenza. Por mencionar un ejemplo, habría que resaltar los recientes casos de expulsión de gitanos rumanos en francia.
2. La uniformidad de criterios, es decir de la cultura, en pos de los nacionalismos decimonónicos, fue la formula usada para fomentar, y más aún, para justificar acciones atroces y tiránicas ejercidas por las potencias europeas. Dentro de estos criterios podríamos inc…

Homesick

(Como una tina de agua tibia.2004)
Desperté, teniendo cuidado en recordar respirar, todo estaba en mi cuarto como lo había dejado: los cuatro muros, el piso, el techo, las ventanas, el deprimente y desafortunado paisaje que enmarcan, el buró sucio y viejo, el tocador que nadie usa, la puerta y (¿como pasarlo por alto?) una cama con un cuerpo lánguido, triste e inflado de soledad. La autocompasión me es una rutina necesaria, me ayuda a seguir viviendo. A veces, mediante este patético ejercicio, me hago creer a mi mismo que soy una especie de asceta y que elegí este camino para la purificación de mi espíritu para separarme de la vileza de todos los hombres. A veces, hasta me lo creo de verdad. La mayor parte del tiempo prefiero recordar que no todo fue así siempre, es entonces cuando me dejo sumergir en mis recuerdos, como en una tina de agua tibia, y mi memoria se activa en el presente y dejo fluir todos aquellos momentos (previamente seleccionados con cuidado, casi con amor) y entonc…

Cancerbero.

"Oh, señor, si te rindo culto por miedo al infierno, hazme arder en él. Si te adoro por las esperanzas en el paraíso, prohíbemelo. Y si te adoro por ti mismo, no me prives de tu belleza eterna" Oración del Islam sufí. (Rabi'a al-'Ada-wiyya de Basra, 713-801).
Sí el crecer y convertirse en gente más o menos lúcida radica, como se cree (como lo creo (como decido creer)) en tomar aquellas posturas, aquellas decisiones que sean más honestas (cercanas) con nuestra forma de pensar, con nuestras creencias, con nuestros motivos, con los más sinceros intereses en certidumbre con nuestra condición específica; y ya qué, como bien sabemos, ninguna de estas puede ser absoluta (es decir, no hay alguna que elimine al resto) podemos deducir que cualquier postura tendrá su reverso, su antitesis, su rival, su correspondiente contradicción. Y más aún, es probable que no sólo tenga una, sino varias, que se le enfrentarán y le plantarán cara (ojalá). La existencia humana se convierte ento…

El cuervo y sus hijos

Imagen
"Un Cuervo y una Cuerva hicieron su nido en una isla y cuando el Cuervo quedó viudo, quiso transportar el producto de su matrimonio a tierra firme. Primero tomó a uno de sus hijos, y con él atravesaba el mar, pero llegado a la mitad del camino, sintióse fatigado, acortó su vuelo y pensó: “Ahora que soy fuerte y él es débil, puedo llevarle; pero cuando la vejez me debilite, ¿se acordará de mis cuidados y me llevará de un lugar a otro?” Entonces preguntó a su hijo: – Cuando seas fuerte y yo débil, ¿me llevarás así? Responde con franqueza. El pequeño, con el temor de lo dejase caer al mar, le contestó: -¡Si te llevaré! Pero el Cuervo no le creyó a su hijo y abrió las garras. Como una piedra, el hijo cayó en el agua y se ahogó. El Cuervo volvió a la isla, tomó a otro pequeño y comenzó a volar, por segunda vez, sobre el mar. De nuevo, fatigado, preguntó a su hijo: -¿Cuando sea viejo, me llevarás de un sitio a otro a otro sitio, como hoy lo hago contigo? Con el mismo temor de su hermano, e…